• 968 220 393 / 968 218 698
  • Murcia, España

Tratamiento para la Ansiedad

Tratamiento | Terapia | Ansiedad | Crísis angustia | Ataque de Pánico

Tratamiento Depresión Murcia

Los trastornos de ansiedad tienen a la angustia (o ansiedad) como síntoma principal, si bien este fenómeno puede acompañar a la mayor parte de trastornos psíquicos. La ansiedad, que aparece en situación de amenaza (física o psíquica) para el ser humano, puede presentarse de forma permanente (ansiedad generalizada) o de crisis (crisis de ansiedad).

La ansiedad no es en sí misma un trastorno, ya que la mayor parte de los seres humanos la experimenta en un momento u otro de su existencia. En principio, el fenómeno de la ansiedad emerge cuando la persona se siente amenazada en su integridad física (enfermedad médica) o psíquica (conflicto). En otras palabras, surge en relación con la vivencia que un ser humano tiene de atentado o amenaza a su equilibrio personal. Desde situaciones banales (p. ej., un examen) a otras extremas (p. ej., un accidente grave), la ansiedad aparece como primer síntoma que alerta al hombre sobre el peligro. Por esta razón, no es esencialmente patológica, sino que actúa como señal que permite al sujeto concienciar una situación de peligro y tomar las medidas oportunas para protegerse.

En general, la angustia se manifiesta a través de síntomas psíquicos y somáticos. Nerviosismo, tensión, irritabilidad, inquietud y agobio, preocupación, insomnio de conciliación, pesadillas, llanto por impotencia (que tranquiliza), sensación de amenaza en relación con miedo a padecer una enfermedad somática grave (desintegración física) o enfermedad mental irreversible (desintegración psíquica) son algunos de los síntomas psíquicos. La disregulación de los sistemas nervioso vegetativo y neuroendocrino por hiperactivación inespecífica del sistema nervioso central explica los síntomas físicos, representados por palpitaciones, taquicardia, ahogo, cansancio, mareos, opresión torácica, anorexia o bulimia, sequedad de boca, náuseas, vómitos, estreñimiento o diarrea, poliuria, distermias, cansancio muscular, trastornos de la función sexual, etc. Toda esta sintomatología puede manifestarse de forma aguda (crisis de angustia) o permanente (ansiedad generalizada).

Aunque se reconoce una tendencia constitucional a la ansiedad, en la ansiedad generalizada se supone una causa ligada a conflictos psicológicos (sentimentales, económicos, profesionales, etc.), mientras que en las crisis de ansiedad actualmente se considera que el origen está relacionado con factores constitucionales-biológicos.